jueves, 6 de enero de 2011

La escena del camino.

.


.
La trascendencia está más allá, está en el minuto siguiente, en la próxima hora, tal vez mañana, al despertar, tras una noche de obstáculos soñados. El ser humano es ser un camino propio de comprensión. El silencio escribe páginas que no se venden.
Tiempo de la imaginación y la escena, incesante creación y ensayo indefinido. La erudición del habla sofoca el silencio, la razón se aleja del cielo, nos carga de polvo y ceniza. ¿Por qué no acaricia la intuición a la serenidad?
El tiempo no existe para lo eterno. Sin embargo nuestra vida mengua día a día. Es posible que esta perdida ofrezca otra ganancia. ¿Quien lo puede saber? El conocimiento es luz, la ignorancia tragedia. Tal vez regresar al origen del delirio, cuando todo estaba unido, no sea una torpeza.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario